La pesca de la Vieja en las Islas Canarias

[lwptoc]

La pesca de este hermoso e inteligente pescado es una práctica tradicional en el Archipiélago Canario que se remonta a tiempos de nuestros antepasados guanches, los cuales constatan en todas las islas por medio de la arqueología su consumo habitual, incluso utilizando sus huesos de espina de los ejemplares más grandes como elementos decorativos en forma de collares.

Posteriormente y a lo largo de la historia hasta nuestros días, la pesca y el consumo de estos peces ha sido constante y continua en la historia reciente de las Islas, las cuales han soportado periodos de hambrunas y miserias “tirando y mirando pa la mar”.

Afortunadamente hoy en día la mayoría de los amantes de este tipo de pesca (entre los cuales me incluyo), lo hacemos por afición y diversión.

La vieja

La vieja es un preciado y sabroso pez óseo, de la familia de los Escáridos (Scaridae), y su nombre científico es Sparisoma cretense. Esta especie se da en aguas cercanas a Canarias, pero también en aguas portuguesas, y en parte del Noroeste africano, como Mauritania, desde donde se exportan a Canarias en épocas de escasez, entre otras zonas vecinas. Estos ejemplares son claramente diferenciables por su gran tamaño en líneas generales y por presentar un trompo en lo que correspondería a su frente que no lo presenta la vieja del país.

La distribución geográfica del género se limita a América Central, principalmente México, Guatemala y Nicaragua. En general poseen un cuerpo ovalado y miden entre 15-35 cm (6 a 13,8 pulgadas). Hay 16 especies de Vieja.

En algunas regiones, como en las Islas Canarias, esta denominación se refiere también al género Sparisoma, en concreto la Sparisoma cretense; y concretamente hoy nos dedicaremos en exclusiva a esta vieja conocida con el nombre de Vieja Colorada.

Poseen un cuerpo ovalado. Su cabeza es cónica y su parte anterior es redondeada. Su mandíbula es de pequeñas dimensiones con dientes fuertes. Posee un pedúnculo caudal. Tiene rayas de color marrón, y las aletas granates y verdes. Miden aproximadamente unos 50 cm de longitud.

Las escamas de este pez son grandes, con revestimiento continuo, y están dispuestas unas sobre otras como las tejas en un tejado. Al ser capturada, suelen perder algunas de ellas por lo que es muestra de que alguien las ha estado pescando y ha tenido suerte el encontrarlas en el bajío, veril o pesquero. Tiene la cola ligeramente ovalada y su boca es fuerte, con un hocico redondeado y dientes unidos formando una especie de pico.

Esta especie de pez loro que habita las aguas de Canarias es un pez muy activo que se localiza en fondos rocosos siempre mordisqueando las rocas en busca de pequeños crustáceos e invertebrados.

Al revés de lo que es normal es la hembra la que luce un colorido mucho más espectacular que los machos que son de un color parduzco.

Los peces loros contribuyen en gran medida a los fondos arenosos ya que constantemente van mordisqueando las rocas que su estómagos son capaces de desmenuzar para extraes de ellas los pequeños crustáceos e invertebrados que en ellas se esconden, expulsando después los pequeños trozos de roca en forma de arenilla.

La vieja es una especie algo desconfiada y difícil de capturar, según varios pescadores del archipiélago canario ( Antonio Carreño, Severo Calero, Killian Carreño).

Este pez óseo “va siempre en mancha, aunque en algunas ocasiones también puede ir en solitario”. “Habita en dormideras y suele estar siempre por los mismos sitios en los pasaderos, por la mañana, principalmente en espacios rocosos o poco arenosos, no muy lejos de la costa”.

Como curiosidad afirmar que este pez, tras ser capturado, “puede llegar a morderte como un demonio”. “Como te trinque el dedo te lo escacha, aunque no te raja la piel”, según testimonio de algunos pescadores, algo que no he vivdo7sufrido personalmente en mis 30 años de dedicación a esta pesca.

Otra curiosidad es el excepcional caso de La Gomera, isla en la que se pueden pescar ejemplares prácticamente todo el año, siendo esta especie de la Gomera que se pesca sobre todo en invierno con el mes de Febrero como mes más prolífico totalmente diferente a cualquier vieja del resto de las islas (color rosado en panza y casi todo su cuerpo, como demuestran las múltiples capturas que realiza Adán Padrón de las mismas).

La reproducción se produce entre julio y septiembre, en función de las condiciones ambientales. Las hembras pueden desovar diferentes veces durante la época de puesta, sobre todo entre agosto y septiembre. Estudios histológicos de sus órganos reproductores (gónadas) indican que estos peces alcanzan la madurez cuando superan los 12 cm de longitud total. Las hembras desovan varias veces durante la época de puesta. Los testículos de los machos son secundarios: fueron primeramente ovarios durante las fases juveniles (antes de la primera madurez sexual) y, más tarde, se diferenciaron como testículos funcionales. 

Son Omnívora, alimentándose de algas incrustantes sobre rocas y de animales fijos sobre las mismas, de fanerógamas marinas (“sebas”), de las algas epifíticas sobre ellas y de la microfauna invertebrada asociada.

El litoral y las zonas costeras son en las que se encuentra esta especie. Fondos rocosos y praderas submarinas. Los adultos de esta especie son frecuentes en fondos rocosos con algas (Cystoseira abies-marina, principalmente) o arenosos, mientras que los juveniles suelen situarse entre algas y sebadales. Suelen desplazarse en grupos pequeños de entre 3 y 6 miembros. Tienen hábitos diurnos, retirándose por las noches a oquedades en aguas más profundas. Se puede encontrar sobre todo en los primeros 50 metros de profundidad, pero pueden llegar a los 100 metros. Forma pequeños bancos de 5 a 8 individuos, pero puede agruparse en bancos más numeroso.

Profesionalmente se pesca con redes de trasmallo, y distintos artes artesanales de anzuelo. Los pescadores aficionados la pescan con cebo natural, especialmente, con algunas clases cangrejo.

Cañas y equipamiento para pescar

Si se va a utilizar la caña, ya sea esta la caña moderna telescópica o la caña artesanal canaria, hay que tener en cuenta que la elección del día, la hora, las condiciones y el lugar donde se va a producir la actividad deportiva son fundamentales para conseguir que la práctica deportiva de este tipo de pesca termine con éxito. Aconsejable revisar las mareas, así como el estado de la mar antes de decidirse por practicar este arte.

Años de experiencia demuestran que, en líneas generales, no se tendrá éxito con la mar muy mala, con mar de fondo o tumbo en la orilla, con mareas pequeñas o con la mar muy clara o aceitosa.

En los últimos años, tristemente este tipo de arte de pesca tradicional al estilo “cuerno cabra/caña de bambú” ha perdido importancia respecto a las nuevas cañas telescópicas de lanzado.

El estilo tradicional consiste en una vez equipada la caña con su plomo y anzuelaje correspondiente realizar un lance hacia la zona de paso o estancia de la vieja (veril) con una carná y observar la punta del cuerno de cabra que estará en posición horizontal. Cuando la vieja come hace una señal hacia abajo el cuerno momento en el cual el pescador debe aprovechar y hacer palanca con la caña de bambú rápidamente para capturar al pescado. En las veces que la he utilizado he observado que tiene mayor porcentaje de éxito que la pesca con caña de lanzado. Algunos pescadores incluso pintan de azul las cañas de bambú con la intención que la misma tonalidad disimule su silueta con el color del agua del mar.

En los últimos años, los nuevos jóvenes pescadores sean decantado por equipos telescópicos de calidad media, con cañas generalmente de fibra de carbono y tamaños recomendables en torno a 4 metros, y carretes de recogida asociado al equipo de tamaños no menos de 4000 aunque tampoco sería recomendable de gran tamaño por su peso (tener en cuenta que se pueden estar en torno a 2 – 3 horas de pesca y que se pueden capturar ejemplares de 1,5 y hasta 2 kg, por lo que la acción del equipo en completo, caña y carrete, deben estar preparados para ello).

Como curiosidad, destacar la pesca de la vieja a fondo que realizan en Tenerife buenos pescadores de la técnica de fondo como Pedro González y Fermín Pérez, realizando grandes pescas de la misma que no se quedan atrás ante pescas “a boya” o a “cuerno de cabra”.

Carná para pescar

El pescador, para ir a pescar a viejas, tiene que tener preparada la ‘carnada’ o cebo.

La captura de cangrejos, como el juyón o juyona (Pachygrapsus marmoratus) y las jaquetas o jacas o garrapatas de pequeño tamaño (Eriphia verrucosa), es labor prácticamente indispensable para conseguir que este sabroso pez pique en el anzuelo.

Esta carnada está ubicada en pequeñas cuevas de rocas, entre charcos de agua salada, o bajo los callaos que puedan existir principalmente sobre zonas rocosas.

Los pequeños cangrejos pueden depositarse en un recipiente de plástico y pueden conservarse vivos en la nevera durante varios días, con un tipo de algas expuestas al oleaje (como el alga parda, Cystoseira abies-marina; o el Gelidium arbuscula, de color rojizo), que los pescadores canarios denominan ‘mujo’o “cebas”, el cual es aconsejable ponérselos por encima para que puedan soportar vivos las jornadas calurosas de pesca del verano.

Lo más habitual es que los pescadores los vayan capturando en pequeñas cantidades y los junten con otros de los días anteriores, los congelen en grupo sin guisar o guisarlos y disponer de lo suficiente para una jornada de pesca. (soy de la opinión y observo más éxito con carnada viva cogida ese día o con carnada congelada pero sin guisar, pues pienso que es así como los pescados se la encuentran en su medio, los bajíos o veriles).

Si la deseas guisar o sancochar, este cebo o carnada deberá estar bien cocida para que tenga un buen color rojo. Para ello, tanto viva o congelada se colocan en un escurridor metálico, que a su vez, irá dentro en un caldero con agua fría y un puñado de sal gruesa, o agua de mar. Se cubre con esa agua los cangrejos y se ponen a un fuego fuerte. Cuando empieza a hervir y la espuma comience a rebosar el caldero, se baja el fuego al mínimo y se espera a que baje la espuma (uno o dos minutos). Luego se vuelve a subir el fuego hasta hervir e inmediatamente se apaga. Se lleva el caldero al fregadero y se saca el escurridor con las jacas dentro, y con el chorro de agua fría del grifo se van regando las jacas aún muy calientes, hasta vallan enfriando, evitando de esta manera que se le caigan las patas y pierdan su atractivo para la vieja.

También, la boca del erizo cachero (Paracentrotus lividus) o incluso las lapas (Patella rustica) pueden servir para pescar o de engodo –cebo que se echa al mar para atraer a los peces al lugar de pesca-, para que la vieja sea capturada. Tengo referencias del norte de Tenerife y buen resultado por mi parte con engodos de arroz blanco mezclado con tierra.

El erizo debe estar bien escachado, con una piedra u otro utensilio, antes de ser tirado al mar (aconsejable mezclado con arena) en el inicio y durante el proceso de pesca, -según exponen varios pescadores-, para que la vieja se quede en ese punto y no huya con grandes trozos de erizo.

Normativa

El Gobierno de Canarias prohíbe la captura de los diferentes tipos de cangrejo, incluidos los que se utilizan para carnada (araña plana, carnada de vieja y juyón) en el período comprendido entre el 1 de diciembre de cada año y el 31 de marzo, aunque esta medida no será de aplicación para el marisqueo profesional de los cangrejos que se utilizan para carnada en las actividades de pesca profesional, y sí para el resto.

En ningún caso se podrá realizar ningún tipo de actividad comercial o lucrativa de estos cangrejos en concreto.

Además de esta medida, los límites de captura para las especies destinadas a carnada en pesca recreativa serán de 200 gramos para la araña plana, 500 gramos para la carnada de vieja, 200 para el juyón y 1.000 para el erizo común.

Vamos a pescarlas

Debemos disponer de una caña fuerte, de unos cuatro metros o más, puntera fina pero resistente, carrete con desarrollo rápido, pero no muy grande, y alrededor de 130 metros de nylon del 50 en la bobina, para evitar el exceso de peso del conjunto. Los anzuelos deberán de ser mínimo del número cuatro o cinco o más grandes, empatados con nylon del 40. La boya ha de aguantar desde 20 a 50 gramos de plomo, dependiendo de la distancia del pescador a la que se quiera pescar y del estado de la mar. A más distancia y peores condiciones de viento y mar boya más grande y más plomo.

Es importante elegir bien el sitio donde inicias la pesca de la vieja. En marea baja hay que buscar lugares donde las rocas tengan algo de vegetación de distintos colores a ser posible, erizos y otros crustáceos. Al subir la marea estos son sus lugares preferido de alimentación y donde mejor se les pescan. Es acertado lanzar el aparejo alrededor de las rocas que sobresalen del agua en medio del mar, poniendo especial cuidado con los “enroques” (el anzuelo se engancha en el fondo o en la pared de la piedra y tienes que tirar y romperlo). Los lugares con algas sueltas debido a la marejada o rebozo no son aconsejables.

Una vez insertada la línea principal y pasada por las anillas de la caña, nos disponemos a colocar la bolla. Deslizamos la línea a través de la boya y la fijamos con un palillo del diámetro del conducto de la boya, de forma que quede presionado el hilo contra el interior de la boya. (esta forma marcará el fondo al que deseamos que llegue la carná, muy importante para conseguir éxito en este tipo de pesca).

Al trozo de naylo que dejamos por debajo de la boya le insertamos un tope que coincidirá con la posición del plomo; luego le introducimos en la pieza agujereada y alargada de plomo del peso que corresponda a la boya (recomendable plomo con giratorio para que la tensión de un ejemplar grande no parta en esta zona), la ultima parada con naylo y el anzuelo (recomiendo pescarlas con sólo un anzuelo y de unos 30 centímetros de tamaño). Más arriba siempre quedará la boya fijada con el tope del palito de madera o plástico.

Primera decisión. ¿Qué fondo le damos a la boya, es decir, a qué distancia colocamos la boya de los anzuelos?

Debemos saber que la vieja transita casi pegada al fondo. Se mueve en un espacio de medio metro aproximadamente de altura del fondo. Eso hace necesario que los anzuelos con carnada estén por esa zona. No es fácil calcular si no conocemos la zona. (si puedes bucearte tu zona de pesca de viejas alguna vez ganarás muchos puntos para poder capturarlas). Si nos pasamos poniendo mucha altura de boya , es posible que enroquemos rápido, teniendo que romper y vuelta a empezar el montaje. Si ponemos poca distancia, no pica el pescado, al estar la carnada lejos de su zona de movimiento. Hay que encontrar el punto intermedio y tener en cuenta las mareas, si suben subirle algo nuestro fondo al equipo y si baja la marea pues al contrario.

La forma de poner la carnada en el anzuelo es clavarla de derecha a izquierda dejando que asome un poco la punta del anzuelo. Otra forma de hacerlo es clavarla desde los ojos hacia atrás si se trata de una juyona o por el centro por detrás si se trata de una garrapata o jaca.

Tradicionalmente los ejemplares de mayor tamaño se podían ver en las islas de Fuerteventura y Lanzarote con ejemplares de hasta 50 cm especialmente en los machos.

Normalmente van en cardúmenes de distinto número, compuestos por ejemplares de diferente sexo y tamaño, moviéndose hacia la costa al ritmo de la subida de la marea y con rutas muy prefijadas. Es importante que el pescador de viejas conozca que, si lanza en un punto determinado y coge una vieja, debe seguir lanzando en el mismo lugar varias veces, dado que no van solas y no se espantan si alguna es capturada. Luego, continuar probando otros puntos de lanzamientos de la boya.

Cuando nos ha ido bien y las viejas llegan a nuestra cocina.

Múltiples formas de preparación de este pescado hay en las Islas, resultando de todas ellas un plato excelente, ya que la vieja posee una carne única, suave y ligera, totalmente diferente a cualquier otro pescado. Paso a deleitar con algunas recetas en las que tengo en cuenta mis propias predilecciones culinarias:

Vieja a la espalda

Con el pescado a asar o hornear de tamaño medio ya limpio, realizándole un corte al lado de la espina que la deje como una libreta abierta, añadirle sal gorda desde unas horas antes a la pieza, y preparar un “majado” de ajos, aceite de oliva, un poco de vino blanco y sal gorda. Con todos estos elementos puede bañarse la pieza antes de entrar al horno; o si se va a asar en una plancha (para lo cual será necesario envolver la pieza en papel aluminio para que no se pegue) hacerlo por separado en un sartén y añadir al final del proceso (cuando la vieja ya esté asada).

Acompañamiento recomendado queso de cabra, papas arrugadas o guisadas y pimientos y/o cebollas horneadas con la vieja. Maridaje con un buen vino blanco afrutado de Tenerife.

Vieja sancochada o guisada

Con el pescado de tamaño medio o grande (aconsejable para este tipo de preparación) ya limpio, se guisa o sancocha en un caldero con agua y sal (puede ser agua de la mar) el ejemplar. Cuando notemos que la carne está hecha y el pescado se empieza a arrugar es que ya está listo. Acompañar con unas papas arrugadas (bonitas, chineguas), aceite de oliva virgen como no de origen canario, de las cuales ya tenemos en varias islas, vinagre macho (que procede del vino viejo echado a perder de años anteriores)y una pimienta verde de las de “su puta madre” integrada en el aceite y vinagre.

Asimismo se puede acompañar con queso de cabra de las Islas (excelente) y como no con gofio escaldado resultante del caldo que nos ha proporcionado el pescado al ser guisado o sancochado. Maridaje con un vino blanco semi seco de Tenerife.

Vieja frita

Con pescado de tamaño medio (el más pequeño de la jornada de pesca), ya limpio, se introduce en aceite de oliva de calidad a alta temperatura la pieza una vez lavada y salada unas horas antes. Sacar del sartén cuando se observe que la carne está hecha el pescado coge un tono a carne hecha y empieza a arrugarse 8es momento de retirarlo). Acompaña bien con quesos de las Islas, ensaladas, papas arrugadas o guisadas e incluso con un potaje de cualquier tipo o hasta con papas fritas (si lo que se pretende es que los niños se inicien en su ingesta) Maridaje en este caso con vinos rosados afrutados de Tenerife.

Glosario de términos asociados a esta pesca no nombrados en el artículo

  • Veril: lugar en el que se suelen encontrar las viejas.
  • Bajío: lugar en el que se encuentran las viejas.
  • Pesquero o piedra: lugar desde el que se pescan las viejas.
  • Chifleta: vieja pequeña.
  • Borrera o gorrera: vieja de muelle que come mal y es difícil de capturar.
  • Juciada: vieja que come muchas carnadas y no puede ser capturada.
  • Carnaera: elemento de tela de saco de papas para guardar la carnada que se va a usar.
  • Jena: elemento de tela de saco de papas para guardar las piezas capturadas.

Carlos Javier Carreño Cabrera

Deja un comentario